viernes, 1 de marzo de 2013

Ordeno y Mando

Antes de redactar como fue la segunda cena, me gustaría hacerme eco de ciertos comentarios sotto voce acerca de mi persona o, más exactamente, de mi actuación personal en dicha cena. Vaya por delante que si hay dos cosas sagradas para cualquier gatunista de pro éstas son una barra de pan y, en segundo lugar, el derecho a expresarse y opinar acerca de todo, incluyendo en ese todo la actuación del anfitrión (ergo, yo).

Puesto que el risotto express -al que ciertamente me había comprometido- no llegó a ver la luz, he tenido que soportar que se me tachara de gandul, caradura, vago, sinverguenza, cara palo y otras lindezas semejantes.

En conexión con ésto, los ínclitos Karamazov acompañados -como no- por un secuaz de Cuarte, han criticado mis maneras a la hora de dirigir la ejecución de la cena: "Jodo, éste es como el Chicote" plañían.

Bien. Sólo puedo decir una cosa:


¡TENÉIS RAZÓN PENDEJOS AH AH AH!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada